Tag-Archive for » justicia «

MI COLUMNA VERTEBRAL # 626

Por: © 2012 Armando Caicedo

…………………….

¡Qué condena perpetua la que padecen aquellas personas obligadas a cargar durante toda su vida con apelativos rebuscados entre el “santoral”! Para la muestra, soy amigo de Próculo, Eucario y Mamerto.

Lo peor es que ellos fueron víctimas de tan premeditada infamia, mientras se encontraban en estado de indefensión, sin posiblidad de pataleo.

Es que la misma ceremonia del bautizo parece la escena de una película sobre la mafia: Colocan a la indefensa criatura al borde de una alberca, cual si se tratara del miembro de una banda rival, a quien van a consumir entre el agua, para interrogarla. La tierna víctima mira aterrorizada a esos desconocidos a quienes, desde ese día, los debe llamar: “padrinos“. En seguida, notifican al bebé, de manera sumaria y por escrito, que tendrá que soportar -incluso sobre su lápida- el rebuscado nombre que sus tías solteronas se inventaron para desgraciarlo.

En mi vecindario conozco a un bebé, a quien le clavaron el nombre de  “Pioquinto”, en memoria del primer novio de su abuela materna.

En plena ceremonia, los padrinos protestaron. “Apiádense del bebé ¡Que sea Pioquinto, pero combínenlo con otro nombre más moderno!”

Después de barajar docena y media de opciones, el cura por fin aceptó la más moderna. Al borde de la pila lo cristianizó con el cibernético apelativo de: “Pioquinto PuntoCom Pérez”.

more…

Desde cuando perdí mi casa y mis ahorros, me caen gordos los bancos.

El único que me caía bien, lo cerraron en 1999 .

No estoy solo. El nivel de confianza de los americanos en el sistema bancario ha caído a niveles vergonzosos.

Si en 1980, el 60% de los americanos admiraba a sus bancos, en el 2012, cerca del 80% los detestan. (Para tranquilidad de los bancos, los políticos se encuentran peor calificados)

Y esa caída no la para ni un tratamiento con viagra.

El pésimo prestigio de los bancos no es gratuito. Se lo ganaron a punta de abusos.

more…

© 2011 Armando Caicedo

…………………….

La tía Filomena mantiene una dieta estricta. Todos los días se empaca cinco telenovelas que, por consideración a su edad, las escoge bajas en colesterol.

Para que la tía rompa su dieta de telenovelas se necesita que transmitan –en vivo y en directo- por la tele, un juicio criminal, que además de morboso, resulte bien enredado.

– Tía. ¿cómo sabes si un caso criminal resultará más emocionante que una telenovela?

– Elemental, cretino. Durante el juicio aparecen en la pantalla más periodistas que testigos.

– ¿Y quedas satisfecha?

– No. Jamás transmiten la parte más apasionante. more…

Caicedo-489-TerrorEl verdadero terror es recibir una llamada en la madrugada y escuchar un alarido de la tía Filomena.

– ¡Tengo pánico!

-¿Te asaltaron? ¿Te robaron? ¿Te atropellaron? ¿Te secuestraron?

Como la vieja se limitó a repetir la letanía de no, no y no, salté directo a “la pregunta del millón”.

– ¿Te violaron?

La vieja permaneció en silencio. Entonces presentí lo peor: mi veterana tía por fin perdió la pureza que con tanto celo defendió durante ochenta años.

– Tía, lo siento…

– Tampoco violación, mijo… algo peor. more…