Tag-Archive for » historia «

MI COLUMNA VERTEBRAL # 708

Por: © 2014 Armando Caicedo

………………………………

ACLARACION #1:

(Antes que algún grupo de “supremacistas blancos” le envíe una carta de protesta al malgeniado e inteligente editor de esta publicación, reclamando que el título de la columna es ofensivo y exigiéndole que me cuelguen (sin aclarar, si del pescuezo o de mis partes nobles, o en el peor de los casos… de “todas las anteriores”), debo aclarar que lo de “perros racistas” no se refiere a ellos)

caicedo-708-Racistas

Lo que esta columna intenta es informar sobre la generosa “amnistía” que las más encumbradas autoridades caninas le han concedido a los modestos perros mestizos.

¡Sí! Amnistía.

more…

MI COLUMNA VERTEBRAL # 698

Por: © 2013 Armando Caicedo

……………………………………………..

napoleon-698

Esta es la segunda ocasión en mi vida que escribo “Mi Columna Vertebral” desde una “unidad de cuidados intensivos“.

La primera fue en el 2007 cuando padecí un ataque al corazón. La segunda, esta semana, cuando me debí someter -a las carreras- a una intervención quirúrgica (más compleja y enredada que los “matrimonios entre parejas del mismo sexo”) operación que en el mundo científico se conoce como: “Whipple“.

Cuando uno está boqueando en una unidad de cuidados intensivos, la primera frase que te aparece en la mente es la del borracho deprimido: “uno no vale nada“.

¿Nada?

Realmente debo reconocer que, en mi caso, nadie osó ofrecerme un centavo por una vesícula biliar en estado lamentable, un duodeno traicionero que ocultaba un tumor canceroso, un páncreas que mi cirujano decapitó, ni por un yeyuno que me huelo  apenas quedó sirviendo para decorar el interior de mi panza. En palabras simples: “uno no vale nada“.

¡Nada! Incluso el doctor Levine, el cirujano, se negó a llevarse para su casa lo que me sobró de la cirugía, pese a mi insistencia que le podría servir para complementar la dieta proteica de su perrito.

more…

MI COLUMNA VERTEBRAL # 664

Por: © 2013 Armando Caicedo

………………………………

Estoy que salto en una pata con la elección del Papa Francisco.

Me parece que ya era tiempo que un latinoamericano sacara la cara por nosotros.

Claro que a los argentinos –tan modestos ellos- los tendremos que soportar durante los próximos 50 años atribuyéndose anécdotas que vivieron con el pontífice, cuando era un pibe.

caicedo-664-papa

Ya me imagino la cantidad de chicas –de 70 años- que a partir de esta elección se estarán arrogando el privilegio de haber salido con Bergoglio, antes que el nuevo Papa entrara al seminario. Más otra cantidad de jovenzuelos de 75, que jurarán haber parrandeado con el nuevo pontífice, en algún boliche del barrio Boedo, .

Para completar su retrato, el Papa juega en cualquier cancha, sea ella celestial o terrenal. Es hincha furibundo de la Compañía de Jesús, y también socio con carnet de “Los Gauchos de Boedo”, hinchas furibundos del equipo San Lorenzo de Almagro. more…

MI COLUMNA VERTEBRAL # 641

Por: © 2012 Armando Caicedo

………………………………………

En los 236 años de historia de Estados Unidos, dos pajarracos han resultado envueltos en movidas controversias políticas, y, al final, resultaron desplumados.

Esta historia se inicia el 4 de julio de 1776, Día de la Declaración de Independencia.

Ese jueves en la tarde, se nombró una comisión para que recomendara el diseño del sello oficial de la Nación.

John Adams, Benjamin Franklin y Thomas Jefferson, armados de imaginación, papel y lápiz, emplearon 47 días, diseñando el símbolo.

Pero, a juzgar  por los pobres resultados, la historia los reconoce como  “padres fundadores”, y no como diseñadores gráficos. more…

Mi Columna Vertebral # 584

Por: © 2011 Armando Caicedo

…………………….

Estaba repasando un  álbum de fotografías familiares cuando un  tipo calvo, machote, de mandíbula cuadrada, bigote a lo “Pancho Villa” (más serio que un policía aquejado de acidez estomacal) me miró desde el fondo de una foto amarillenta.

– Tía, ¿quién es este “güey”?

– ¡Ay mijo! Su bisabuelo Narciso. Patriarca de nuestra familia. Orgullo de nuestra raza. El pariente más importante que hemos tenido en la historia de nuestro apellido.

– ¿Y qué hizo?

– ¿Te parece poco? 14 hijos en la casa más otros 22 que reconoció por fuera.

– ¿Y es que este “güey” trabajaba de semental, tía?

– ¡Irrespetuoso! Era un político importante.

– ¿Y que hacían los políticos en esa época?

– Cretino, pues lo mismo que ahora… conseguir votos y contratos.

Narciso, orgullo de nuestra familia, estiró las chanclas a los 72. Preocupado por asegurar el futuro de este maravilloso país… dejó como herencia: 36 nuevos contribuyentes.

more…