MI COLUMNA VERTEBRAL # 662

Por: © 2013 Armando Caicedo

………………………………

Señor. No me vuelvas a dejar caer en la tentación.

Acabo de recibir un paquete que contiene un coqueto estuche con doce herramientas de acero quirúrgico.

Seis corresponden a pinzas, que sirven para una cantidad maravillosa de funciones.

caicedo-662-telemark

Según leo en las instrucciones –éste, el alicate de puntita redonda- es muy útil para  hurgarme las fosas nasales en busca de esos pelos frondios que osan asomarse, curiosos, por el hueco de la nariz.

Esta otra pinza, con terminación en forma de uñita, sirve para removerme ese horrendo pelo solitario que me brota de un lunar que tengo en la mejilla, y que según las malas lenguas, heredé de mi madrina.

La pinza pequeña con terminación en plástico sirve -según leo- para extraerme del ombligo aquellas motas de algodón que el tiempo -tan meticuloso como siempre- archiva paciente dentro de tan decorativo orificio.

Con la otra pinza “mágica” puedo removerme las espinillas “sin dejar agujero”.

Las otras dos pinzas prometen “depilación brasileña” en aquellas zonas vírgenes, ubicadas en ese territorio inexplorado que se extiende entre el ombligo y la rodilla-.

Con respecto a las otras seis herramientas, también lucen utilísimas.

Con la primera me puedo rascar el interior de las orejas y, de paso, aliviarlas de algún tapón de cera que me impide  escuchar bien el timbre del celular. Según las instrucciones, otra sirve para limpiarme las uñas, antes de una cita a ciegas. Este otro punzoncito sirve para extraerme las hilachas que me quedan enredadas entre las muelas después de despachar un mango o una carne asada.  Otra herramienta larguirucha y con uñas, es para rascarme la espalda. El quinto “cosito” es para controlar el crecimiento de la cutícula de las uñas, y el último no he podido descifrar su uso,  porque las instrucciones vienen en chino.

Lo pasmoso de esta historia es que recibí otros dos estuches, “completamente GRATIS”, porque fui uno de los primeros cien cretinos que llamé por teléfono. Como si fuera poco, también recibí gratis una “chupa succionadora mágica”, que destapa el inodoro más tupido, gesto de generosidad de la empresa de telemercadeo por haberles  referido a cinco familiares y a cinco compañeros de trabajo.

Según el “infomercial” -que apareció, a las 3 de la madrugada- “este útil estuche no lo puedo encontrar en ninguna tienda, porque solo se vende por la tele”.

Ahora soy el feliz poseedor de 36 herramientas de acero, “que me harán otra persona, afianzarán mi personalidad, y me convertirán en una persona menos tímida y más segura”.

No es que me duelan los $20 que resulté pagando por los 3 estuches y la chupa “destapatodo”… lo que realmente aún no me trago es el cargo a mi tarjeta de crédito de “apenas $32 verdes dólares, por manejo y envío”.

Señor. No me vuelvas a dejar caer en la tentación.

Señor, cuando me veas embobado ante la imagen de una señora con ojos de tigresa, pelo rubio y busto generoso, que intenta tentarme con un curso para volverme millonario usando “mis encantos personales”… retira de mí esa frondia imagen de la tele.

Señor,  cuando caiga hipnotizado con la promesa de un curso para aprender inglés mientras duermo, por el revolucionario método hipnopédico… retira de mí esa tentadora estafa de la tele.

Señor, cuando vuelvan a aparecer los políticos mendigando mi voto, con otra sarta de mentiras y promesas vacías… Señor, retira la imagen de esos payasos de la tele.

………………………………

OPORTUNIDAD: Esta columna no es un infomercial. Pero entre los primero 500 lectores que me escriban sortearé –GRATIS- los dos estuches que me sobran. Sólo debes pagar “manejo y envío”.

………………………………

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.
7 Responses
  1. Gerardo Beltran says:

    Por no ser un comercial en la TV, que a propósito le votamos mucha corriente para que vendiera, me pido uno de los dos estuches en inventario, este nuevo estilo creativo de vender me convenció, sin requerir de los atributos de la vendedora.
    De esta, si no me salve Señor……!!!!

  2. Fernando Salazar says:

    Esta es la confirmacion de que muchas veces compramos por antojo,lo que no nesecitamos,pero caemos en la tentacion por los magos de la publicidad.

  3. Eucario says:

    Agregame a la lista de cretinos

  4. hugo says:

    Son las 12 de la noche y como no me dormia por ocioso prendi el computador y entre a este ,uno de mis sitios favoritos y certificar lo que dice el Sr Obispo. Acabo de caer en la misma tentacion y solo espero que otros no duerman y escriban aqui, para tener menos oportunidad de ganarme esta rifa. No por las herramientas que son muy utiles ,sino por lo del manejo y envio.GRACIAS.

  5. Hola Armando, estabas bien perdido. Nos dejaste<>por mucho tiempo.
    Abrazos

  6. buenos dias acabo de enterarme de tu webblog y la verdad es que me parece super bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote a diario.

  7. La he añadido a mis marcadores, mil gracias por esta documentación.